Asegurar el bienestar aunque aumente el costo de la vida.

Actualizado: 11 mar



El costo de la vida aumenta constantemente y los ingresos aun cuando crecen, no es normal que crezcan igual al costo de la vida.

Esto nos deja en una situación: seguimos trabajando normalmente y cada día el dinero que sí tenenos alcanza para menos cosas.


Como manejar esto de forma efectiva: tal cual lo indica la nota de Repretelhttps://www.facebook.com/113604788660178/posts/4691130680907543/, lo prudente es hacer ajustes, tomar decisiones, analizar y decidir. Recortar gastos no tienen porqué ser negativo ni traumático, ni vergonzoso, ni generar sentimiento de culpa o fallo. Hacer recortes al gasto es lo que toda empresa exitosa trata de hacer constantemente. Que cada colón o dolar se use en lo realmente importante y de manera tal que se genere el mayor retorno posible.


En nuestros hogares debemos de aplicar estos modelos de gestión exitosos, no porque estamos hasta el cuello sino más bien para nunca llegar a estarlo.


Hay una regla muy sencilla para que el dinero no haga falta: siempre use menos dinero del que gana y ese remanente inviértalo de forma tal que en algún momento tiene un ingreso extra que le complemente sus ingresos regulares y pueda ir acumulando riqueza y asegurando su salud financiera.


Lastimosamente en nuestra cultura latinoamericana hay otras "reglas" que sí nos enseñaron, que sí aprendimos y sí nos lastiman, y sí nos han hecho, nos hacen y podrían hacer que tomemos decisiones inconvenientes que afecten nuestra salud financiera y nuestra calidad de vida.

Estas "reglas" mal planteadas, mal aprendidas y mal aplicadas, entre otras son:

- hay que ayudar siempre

- todo por la familia

- para la familia todo

- a la familia hay que apoyarla siempre

- la familia primero

- para mi familia, lo mejor!

- primero está la familia

Seguramente se ha sorprendido de leer esto y ya no quiere leer más, deme 1 minuto más por favor.

Estas ideas anteriores, son bonitas, son nobles pero depende de como las estemos aplicando pueden ser la base de que el bienestar personal y familiar esté actualmente muy afectado o esté en ese camino.

Claro que queremos que nuestra familia esté lo mejor posible, lo que pasa es que para eso hay que estar bien "yo", estar bien en salud mental, descanso, tensión, y desde luego salud financiera.


Volviendo a la regla, podemos dar todo, lo que sí tenemos y de forma organizada, planificada. Y eso implica que para asegurar que esto pueda seguir sucediendo en el futuro, tenemos que reservar, es decir, darlo todo, al final es dar lo que sí podemos dar. Lo que necesitamos reservar, eso no se puede dar.

Entonces que el 70% de las familias dice que está haciendo recortes en gasto... Debería ser el 100% de las familias, el 100% de las familias debería de tener un presupuesto que les permita hacer ajustes y ahorro para necesidades futuras e inversiones... Y eso no es "por que no puede gastar", sino por que se decide no gastar para reservar.


¿Porqué muchas familias se encuentran en situaciones complicadas de crédito, de deudas? Porque estamos programados para satisfacer necesidades impuestas aun cuando no tenemos los recursos.

Paremos, analicemos, y decidamos conscientemente ser parte de ese 70% de familias que hacen recortes pero no para sobrevivir sino para construir nuestro bienestar futuro.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo