top of page

¡Ni en el mejor de mis sueños podría imaginar esto!

Me encanta trabajar con las personas. No importa la edad, la formación, el tema, no importa nada. Para mí es un privilegio y un estímulo constante trabajar con personas que quieren que ALGO (lo que sea) cambie en sus vidas.



Trabajar con personas que quieren un cambio, que quieren mejorar, que quieren cambiar, que quieren aprender, que quieren evolucionar y transformarse es maravilloso. Me parece que parte del hecho de que son en principio: gente maravillosa. Es decir, la materia prima (las personas) son de primera calidad siempre.


Así, así, SIEMPRE trabajar con personas, es trabajar con materia prima divina. Y ¡sí!: DIVINA, así tal cual.


Le agradezco tanto a la vida que me permite trabajar con otras personas constantemente, diariamente, colegas, amigos, familia, pacientes y clientes, no hay día que pase que no me asombro del potencial que reside en cada una/o para llegar al siguiente nivel, sin importar el nivel donde estemos, SIEMPRE hay otro nivel, sin exigencia, solo con certeza de un potencial ilimitado.


La vida es como un juego de video, en el que según vamos avanzando, se van abriendo nuevas aventuras, nuevas pantallas, nuevos niveles, nuevos mundos. ¿Y por qué? … estoy convencido de que es por que la materia prima: es divina.


Nadie sino un ser supremo podría haber diseñado semejante ser, tan lleno de capacidades, talentos y dones. Al igual que el resto de la naturaleza (todos esos otros seres que no han sido diseñados por los humanos sino por un ser superior) somos hechos de una forma muy especial.


Hace no mucho noté que muchas personas no se consideran NATURALEZA, es decir, muchas personas por alguna razón, que parece ser bastante común, tienen una creencia como esta: "existe la especie humana y existe la naturaleza". Así, como cosas separadas. Les comparto mi convicción al respecto: nosotros/as también somos naturaleza, también somos un diseño divino.


Ahora bien, ¿qué le pasa a Luis? ¿Qué lo picó hoy que se puso a predicar? Jajajaja… No es prédica, es compartirles lo que pienso, lo que siento, y si esto les lleva a tomarse un tiempito a revisar creencias o a traer temas sobre la mesa para que reflexionemos y definamos algo que nos ayude a vivir mejor, pues, esa es mi misión personal. Yo trato de no enseñar sino de compartir, cada quien toma lo que le sirve o bien cierra la ventana, y listo.


Bueno, ¿Qué pasó?, Sí pasó algo.


En este mes he estado trabajando con un grupo de 11 familias que una empresa está patrocinando para ser atendidas en el tema de finanzas personales y que identifiquemos bien la situación actual y que trabajemos en oportunidades/alternativas de mejora con un plan de acción. En ese proceso de 4 sesiones (solo hemos desarrollado 2 sesiones a la fecha), ya estoy sorprendido por lo que estas personas son capaces de evolucionar, de producir ideas, de tomar consciencia y trabajar en soluciones y alternativas. Es impresionante, no lo puedo decir de otra forma.


Constantemente trabajo con múltiples familias, sin embargo, no es siempre que trabajo con 11 al mismo tiempo, es decir, no juntas, sino que llevan el mismo orden de sesiones y el mismo número de sesiones. Las 11 situaciones completamente distintas, pero en todas ha sucedido lo que yo considero maravillas. No sé si ellas lo sentirán o verán así, pero yo, que estoy desde afuera, me siento afortunado de ser testigo de este proceso de transformación.


Seguramente la oruga cuando está transformándose en mariposa, no se da cuenta de lo que sucede, simplemente sucede y listo, pero los que hemos visto esos videos de oruga, a capullo y de capullo a mariposa sin duda hemos quedado boquiabiertos, pues así estoy yo.


La creatividad de estas personas para trabajar las situaciones que vamos identificando no tiene límites. En situaciones donde yo quedé sin ideas, ellos surgieron con propuestas que ni en el más loco de mis sueños yo habría planteado. Es un privilegio ser testigo y parte de todo este proceso.


De Stephan Covey aprendí: 1+1= N.


Y esto es lo que sigo descubriendo y confirmando cada día de mi vida. 1+1 numéricamente seguro será 2, es decir 1+1 =2, no tengo como rebatir la matemática, pero cuando ese 1 es una persona y el otro 1 es otra persona, uuuuuuuuuhhhh, sin duda: 1+1 = N


¿Qué significa esa “N”? Significa que la cantidad de resultados es infinita. Dos personas que se unen, que se comprometen en la X tarea que sea, siempre lograrán mejores y mayores resultados.


Si con 1 materia prima divina se logran cosas espectaculares ¿qué podemos esperar de 2 o más materia prima divina trabajando juntas?


No hay límite, no nos alcanza la imaginación individual para lo que pueda ser el resultado.


Bueno me despido diciéndoles que estoy muy agradecido con la vida, con la creación entera, con Dios y que no me cabe duda de que “aún no he visto nada”. De paso recordarles que no importa la situación que sea, alguna alternativa habrá, y les recomiendo buscar ayuda y formar equipo con otras personas para lograr obtener múltiples formas de cómo gestionarlas.


Un abrazo

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page