top of page

Autodesarrollo sí o sí: trabajando independientemente

Cuando inicié mi emprendimiento como trabajador independiente “tiempo completo”, nunca me imaginé que mis habilidades y capacidades fueran a estar a prueba prácticamente a diario jajaja, y lo mejor de todo es que no siempre paso la prueba... dije "estar a prueba" no "pasar la prueba" jajaja.


Cerrando brechas
Brechas

Cuando me decidí a independizarme (que fue 2 años antes de hacerlo) pensé que ya estaba listo, que tenía las habilidades, y el suficiente conocimiento técnico para darle… y ya. Pequeño gran detalle, que yo pensaba que el emprendimiento “solo” requeriría de mi conocimiento en psicología, en formación y en finanzas personales… jmmmm, si solo era "eso", pero no, ni cerca.


Esta aventura ha sido extraordinaria y extraordinariamente demandante, divertida, emocionante, motivante e innegablemente demandante, y no sé por qué, pero esa parte no la veía venir (jajaja).


Desde el día 1 me encontré con que necesitaba desarrollo, primero en algunas cositas, y luego fueron apareciendo más, y más, y más y estoy seguro que faltan de aparecer, o que pueda verlas e incluso que quiera aceptarlas (me parece tan divertido mi nivel de ingenuidad).


Hoy mis habilidades volvieron a evolucionar. Jamás me imaginé que dedicaría tiempo de mi vida a aprender como cruzar datos de Excel con Word para hacer 25 cartas, me sonaba quizá a tareas administrativas lejanas a lo que he conocido en mi trayectoria de 16 años en psicología y más de 10 como coach financiero, en mi experiencia, nunca había sido yo quien hiciera tareas de estas, y no porque sean indebidas, fáciles ni nada por el estilo, simplemente no se me había ocurrido y nunca lo había necesitado.


Francamente con una pereza exuberante me di por vencido y abandoné mi tan nutrida procrastinación para enfocarme en buscar en internet y poder contestar la incógnita ¿cómo se hace esta vaina? Sabía que era posible, que no debía ser "tan" difícil, pero es que no saber definitivamente para mí estaba siendo un obstáculo importante, y quedaba a merced de mi imaginación y mi vagancia. Pero bueno, llegó el día, la hora y la lista de pendientes, que ha mantenido este pendiente por una semana ya no tuvo misericordia y me gritó: ¡ya está bueno verdad!... hay que hacer esa vara.


Así las cosas y pese a las mil excusas que me pasaron por la mente para no aprender, para no dedicar “momentos de mi vida” a esta tarea, simplemente pasó. Primero en Google encontré de forma escrita información que no me pareció tan confusa, no entendí, pero no estaba confuso, era la necedad de que no quería leer, prestar atención y comprender. Lo bueno es que ya me había dado cuenta, y no me iba a salir con la mía.


Después de ese primer acercamiento, recurrí a la opción que sabía que iba a usar en algún momento, y me fui a Youtube donde efectivamente en la primera búsqueda di en el clavo. Un tutorial de 7 minutos que sin verlo ya me parecía largo (sí, así de resistente estaba). Pues, resulta que el tipo que me estaba explicando es un genio, jaja, mientras iba hablando y mostrando yo iba haciendo y de un momento a otro: ¡pum! Ya sé cómo alimentar cartas para diferentes personas en Word desde una base de Datos en Excel de forma automatizada.




Les juro que esta vaina me encanta, jajaja, me encanta aprender, pero cómo me cuesta entrar en el modo. En cosa de minutos ya tengo 25 cartas hechas, ya le aprendí mañas a la herramienta y la verdad, hasta me siento contento y bien conmigo mismo jajajaja, qué facilito soy.


Puede que esta nota no les aporte mucho a sus vidas, puede que sí, mi deseo es que sí, aunque no sé cómo, ni porqué, ustedes dirán.


Gracias por leerme y sigamos creciendo (pese a nuestras propias sancadillas)


Un abrazo


Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen
bottom of page