Le pagué $10.000 a Google por horror, agarré el COVID, están caídos el bitcoin, inversiones, etc.

¿Por donde comenzamos? jajajajaja.


1- Agarré COVID, estamos bien, no ha pasado mucho, y les agradezco que nos mantengan en sus oraciones, aquí habemos 3 personas tratando de no contagiar al resto de la humanidad por medio del aislamiento. Tardamos mucho pero al fin caímos, dichosamente no va nada serio a la fecha y esperamos en Dios continuar así. ¿Asustado? No, atento. Atento a como vamos evolucionando cada uno, yo hasta hoy ya siento algo, a ver qué pasa mañana.


2- El Precio del Bitcoin se cayó más de un 50% desde que inicié a invertir hace apenas mes y pico. ¿Asustado? No, curioso. Curioso de si volverá a subir prontamente o va a durar mucho. ¿Preocupado? No, pensativo. Pensativo de si voy a aprovechar que está bajo para comprar más o me voy a quedar "congelado" a ver qué más pasa.


3- Las inversiones en Mercados Internacionales han estado "jodidas". Mis inversiones se han devaluado como un 13% de Agosto a hoy (Mayo). Si usted no invierte así seguramente lo ha sentido en los rendimientos de sus fondos de pensión (ROP y FCL) en donde habrá podido ver rendimientos negativos. ¿Asustado? No, esto es temporal, sí estamos pasando un mal momento pero es en todo el mundo, no es algo de Costa Rica, los mercados han estado caídos y posiblemente sigan así un rato. Si usted está en una situación similar, nada más tenga paciencia, la cosa en algún momento mejora. Si necesita consuelo entre a la SUPEN y descargue los rendimientos históricos de los fondos donde tiene su dinero, podrá darle paz el ver la evidencia de que usualmente la cosa va bien, aunque ahora está medio "patas para arriba" entre pandemia y guerra, recuerde que es una carrera de largo plazo, en algún momento recuperamos.


Bonus track: subió el combustible y las ventas de servicios están bajas. ¿Preocupado? Más o menos. Es decir, ante aumento de costo de la vida, lo que queda es ajustar presupuesto, el principio es este: si voy a consumir la misma cantidad de gasolina, pues me va a costar más. Si consumo lo mismo en cantidad de ese bien, habrá algún otro bien o servicio del cuál voy a consumir menos, es medio sencillo el asunto en realidad. Lo que resta es hacer el ajuste en gastos y listo, algo, o se consume menos o no se consume del todo, lo cual me lleva al otro punto: Ventas de servicios han estado bajas. Creo que es totalmente comprensible, así como yo estoy haciendo ajustes, posiblemente ustedes también y entre leche y arroz o ir a consultar con Luis... seguramente gana leche y arroz. Al fin de cuentas caemos a la misma forma de manejarlo: ajuste presupuestario, reducción de gastos.


4- Ahora lo chistoso de la noche: con el afán de enterar a más personas de mis servicios (procurando más ventas), y a raíz de una capacitación de emprendimiento muy buena que estoy llevando, me abro un perfil de empresa en Google, programo un Google Ads y seguidamente procedo a pagar $10.000 USD. Ajá, diez mil dólares, de los de Estados Unidos. El asunto es que cuanto uno paga anuncios en otras plataformas, los precios son en colones, los montos son colones. No sé si por cansancio, la hora, COVID, falta de atención o qué pero obvié que tenía el signo de dólares, este: $. La cosa es que sigo mis temas y entro al correo y tengo un recibo de Google, entro a ver que tal, y dice gracias por tu pago por $10.000 USD.


Después de unos segundos de pausa, como que mis ojos y mi cerebro estaban "como que sí y como que no entendían", estaban tratando de encontrar que es lo que no empataba, no computaba, todo hace: ¡zas!.


Como en las películas, mi vida pasó ante mis ojos, me fui como en cámara lenta haciendo un repaso de hechos y ¡pun!: qué madre, sí ahí había un signo de dólares.



Se me subió todo, se me bajó todo, por dicha estaba solo porque de fijo no podía ni hablar jajajaja. ¿Asustado? ¡Por su puesto! ¿Preocupado? Hacía rato, años creo, que no me preocupaba tanto jajajajajaajajajaja. Por mi mente pasaron pensamientos urgentes como ¿adónde llamo? ¿Cómo hago? ¿Cómo cancelo? Lo peor de todo es que cuando la emoción es alta, en realidad no pensamos bien, así que mi urgencia no me permitía leer instrucciones, pensar en procesos, pensé en llamar a Google jajaja. Busqué de arriba a abajo en el sitio web y no encontré donde llamar. Me dió la impresión de que tratan de tenerlo todo tan organizado que todo está por escrito, haciendo click y leyendo... ¡LEYENDO! yo es este desmadre emocional y me ponen a leer jajasajajajajajaja.


Le escribí al banco emisor de la tarjeta por medio del chat de WhatsApp que tiene que siempre me ha resultado maravilloso y una hora después no me han ni contestado jajajaja. Casi llamo a dos Gerentes pero me imaginé que a esta hora no me iban a contestar entonces me volví al paso 1, Google tiene que tener esto bien definido, no puede ser que solo exista un baboso como yo en este planeta de 8 billones de personas. Me voy hablando y convenciendo a mí mismo de que necesito bajar la emoción, para poder pensar, porque... no estoy cooperando, jaja.


Bueno la cosa es que efectivamente, no había teléfono, no había chat, pero sí estaba por escrito. La verdad el procedimiento muy sencillo para cancelar la cuenta y el reembolso se hace automático en el transcurso de 7 días: gracias a Dios la Tarjeta cortó hace días jajajajajaja, si esto entra en mi estado de cuenta me da otro subidón jaja.


Ya pude ver en la página una leyenda donde me aseguran el reembolso y pues ya recuperé la tranquilidad al punto de que me pensé: voy a contarles, alguien se va a reír con esto.




Buenas noches, ahora sí voy a poder dormir, gracias por leerme.


Luis





71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo